Estamos comprometidos en mantener la seguridad y eficacia de nuestros medicamentos.

Si detectas sospechas de reacciones o eventos adversos con algún medicamento, ayúdanos reportándolo desde nuestra sección de Farmacovigilancia.

¿Qué es?

La Farmacovigilancia “es la ciencia y actividades relacionadas con la detección, evaluación, comprensión y prevención de efectos adversos o cualquier otro problema relacionado con los medicamentos” (Organización Mundial de la Salud-2002). Surge por la necesidad de evaluar la seguridad y efectividad de los medicamentos disponibles en el mercado con la finalidad de evitar daños innecesarios en los pacientes. La Farmacovigilancia es una responsabilidad compartida, en la cual participan diferentes actores: la autoridad sanitaria (COFEPRIS), industria farmacéutica, distribuidores, farmacias y como parte fundamental los profesionales de la salud y pacientes.

Compromiso MAVI

MAVI Farmacéutica está comprometida con el bienestar de los pacientes, por esta razón cuenta con una Unidad Corporativa de Farmacovigilancia la cual tiene la filosofía de “Velar por la salud de los pacientes y consumidores ofreciendo medicamentos seguros y eficaces mediante un sistema de Farmacovigilancia sólido y efectivo, que garantice un beneficio a través de un absoluto apego a normas y lineamientos nacionales e internacionales, tomando decisiones siempre basadas en el conocimiento, análisis y gestión del riesgo, pero sobre todo con ética profesional y compromiso con la población”.

¿Qué reportar?

Se deben reportar TODOS los eventos no deseados, que ocurran después de la administración de un medicamento, también conocidos como Sospechas de Reacciones Adversas a Medicamentos (SRAM), que sean esperadas o no esperadas, dichos reportes nos permiten estimar frecuencias o conocer nuevas reacciones adversas para el producto.

De acuerdo a la NOM-220-SSA1-2016 de Instalación y Operación de la Farmacovigilancia, una Sospecha de Reacción Adversa a Medicamento (SRAM) es “cualquier manifestación clínica o de laboratorio no deseada que ocurre después de la administración de uno o más medicamentos”, es decir, no se tiene la certeza de los signos y/o síntomas estén relacionados con el uso del medicamento, sin embargo, existe la posibilidad de que este haya contribuido, por esta razón es importante reportarlo para que sea evaluado.

Además, se pueden reportar otras situaciones que no hayan sido evaluadas durante el desarrollo del producto y en las que no necesariamente se presente una SRAM, como:

  • Exposición durante el embarazo (materna o paterna)
  • Exposición durante la lactancia
  • Mal uso, uso diferente a lo indicado en la información para prescribir o instructivo y error de medicación:
  • Confusión de producto

  • Uso no autorizado en pacientes pediátricos

  • Manipulación de medicamentos

  • Desvió de medicamentos

  • Ineficacia o inefectividad terapéutica

  • Abuso

  • Sobredosis

  • Infradosis

  • Interacciones con otros medicamentos
    y/o alimentos

  • Transmisión de un agente infeccioso

  • Efecto inesperado benéfico

  • Sospecha de Falsificación

  • Eventos relacionados con la calidad (Quejas de Calidad)

  • Exposición ocupacional o accidental

  • Sospecha de Falsificación